La evidencia beneficia el consumo de azúcar